Ian Schrager reinventa el concepto de Hotel Boutique del siglo XXI

Ian Schrager ha abierto, en la siempre trepidante ciudad de Nueva York, las puertas de su nuevo hotel denominado Public Hotel,  en concreto en el Lower East Side.


Ian Schrager ha abierto,  en la siempre trepidante ciudad de Nueva York, las puertas de su nuevo hotel denominado Public Hotel,  en concreto en el Lower East Side.

Ian, artífice del famoso local nocturno Studio 54, hace 25 años también causo un terremoto en el sector hotelero con el lanzamiento del innovador concepto “Boutique Hotel”. En esta ocasión se ha dirigido inteligentemente hacia la democratización de lujo, al por ejemplo eliminar el servicio de botones y servicio de habitaciones, para centrarse en los detalles que realmente importan a los nuevos viajeros, no menos relevante es el precio que parte de alrededor de los 150 dolores por noche.

El hotel ocupa las quince primeras plantas de la Chrystie Street Tower, diseñado por Herzog y de Meuron, el hotel cuenta con 370 habitaciones. El edificio, que combina una doble función como hotel y residencia de particulares,  tiene una ruptura estética intencionada. Cada una de las elegantes habitaciones están mínimamente vestida, con una sala de estar y área de trabajo (incluso en las habitaciones más compactas) y pequeños detalles, tales como luces de lectura ocultas y puertos USB. El resto del hotel tiene el toque de estudio de diseño  Bonetti / Kozerski Estudio

El  ‘lujo para todos’ es el mantra guía de este nuevo concepto de hotel, Schrager desea un hotel abierto al mundo. El hotel dispone,  además de sus atractivas habitaciones,  de un restaurante y un coffee-Shop,  dirigidos por el chef Jean Georges Vongerichten. También dispone de un jardín y una boutique y tres bares: uno en el vestíbulo, otro en la azotea con vistas panorámicas a la ciudad de Manhattan, y otro más con un ambiente íntimo  y reservado tipo club exclusivo. También el hotel abre las puertas de un espacio destinado a animar la vida nocturna de Nueva York denominado “Public Arts” que ofrecerá espectáculos, proyecciones de películas, antes de transformarse en un club de nocturno y de baile por la noche.

‘Public es un microcosmos de todo lo que la ciudad tiene que ofrecer’, dice Schrager. ‘Tiene la única cosa que Airbnb no puede ofrecer: espacios sociales y comunales. Este es el futuro – la gente quiere a cambio de su dinero mayor valor”.

Más información del hotel en www.publichotels.com y www.215chrystie.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *